MIRANDO EL MAR

SUCEDE QUE MI BOCA ES UNA HERIDA

Los ojos de las monjas son medallas.

Mirando al mar de espaldas a la vida.

La espuma es una novia destrozada.

 

Sucede que es muy tarde para todo

Los niños saben cosas y se callan

Mirar el mar sin ti, me da tristeza.

Soy la costra de un sueño, si me levanto sangro.

 

Sucede que me duele aquí, en la tinta.

La radio tiene manos y te abraza.

Tengo que irme ya, me necesito.

Copular con la luz, de sombras, me embaraza.

 

DEL LIBRO (desnatada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*